Blogia
Y usted que lo vea

cine

Eternal sunshine of the spotless mind.

eternalsunshinepubv.jpg

No se muy bien cómo se me ha ocurrido hablar de Olvídate de mí.

Quizá porque es una de las películas que más me han gustado en los últimos años.

En mi opinión lo tiene todo.

Un guión apabullante: de Charley Kauffmann.

Una dirección magistral: de Michel Gondry.

Unas interpretaciones acojonantes: Kate Winsley y (sí, sí, aquí es buen actor) Jim Carrey

Unos efectos especiales acojonantes que sirven para contar la historia, no para que la cosa sea más espectacular.

Una profundidad que pocas pelis alcanzan.

Una banda sonora (canción de Beck) que te llaga al alma.

En fin. Un películón.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Frikada en la jungla

Este es el cartel de la última peli dirigida y protagonizada por Ben Stiller.

La cosa parece que va de un grupo de actores que ruedan una peli de guerra y que se pierden en la selva para meterse en una guerra de verdad. Es una comedia.

Hay cosas realmente bizarras en este proyecto, como Robert Downing Jr haciendo de negro...

Acojonante.

O Tom Cruise haciendo de calvo gordo.

También muy marciano.

He visto el trailer y por lo que he podido entender, tiene una pinta realmente divertida. No vi la Zoolander, anterior peli como director de Ben, pero la gente me ha dicho que es muy divertida.

Así que quizá le demos una oportunidad. Después del verano, cuando supongo que se estrenará aquí.

Después de los zapatos, un poco de buen rollo

He estado viendo otra vez (ya he perdido la cuenta) esa maravilla que es Cantando bajo la lluvia. Es tan naif y tan divertida. Decía Woody Allen en Delitos y faltas que se la ponía cada dos meses para evitar la depresión. Buen consejo.

Os dejo un vídeo de un número musical. En realidad me encantan casi todos los de la peli. Pero por no recurrir a los clásicos (el de Gene Kelly y la farola o el de Haz reír) cuelgo este. Divertido y genialmente interpretado.

A disfrutar

La última locura de Gondry.

Michel Gondry se ha marcado esta frikada.

Aquí va el trailer.

Ya tengo ganas de verla.

La Guerra de las Galaxias si se hubiese rodado en los sesenta.

Navegando por ahí he encontrado este vídeo. Cómo serían los títulos de crédito de Star Wars si los hubiese hecho Saul Bass.

Aquí os pongo unos del verdadero Bass (genio increíble) para que comparéis.

 

Mosquis, qué finalazo!

Os dejo un vídeo del final de la peli Teléfono Rojo, ¿volamos hacia Moscú? del gran, gran, gran Stanley Kubrick (algún día prometo escribir un post diciendo cuánto me gusta)

Si alguna vez os habéis preguntado qué es el contrapunto, aquí lo tenéis.

Para quien no haya visto la peli (que lo haga, por Dios) aquí viene el SPOILER: al final, por varios errores humanos, se desencadena una imparable guerra nuclear que va a destruir a toda la humanidad.

Y mientras las bombas estallan Kubrick decide poner una hermosa música romántica.

Acojonante.



P.D: Sí, ya lo sé. Los créditos del principio con los dos aviones repostando con canción de amor también está de putísima madre. Pero me mola más el final.

Se fue el maestro

 

Acabo de leer con tristeza que ha muerto Rafael Azcona, como dirían los crusis, el decano de los guionistas españoles.

Suyos son los textos de algunas de las cumbres del cine español. El Verdugo, El pisito, El cochecito, Plácido, La Vaquilla y tantas obras maestras absolutas.

Sus guiones eran brillantes, críticos, irónicos, vivos, irrepetibles.

Y fue el primero y problablemente único guionista en alcanzar auténtico prestigio.

Adiós.

 

Hitchcock revisited

Hitchcock revisited

(Javier Bardem y Scarlett Johanson en La Ventana Indiscreta)

Esta mañana estaba tomándome el café con mis legañas en los ojos cuando he visto un reportaje en el telediario que me gustado bastante.

La revista Vanity Fair se ha dicho: ¿por qué no hacemos una serie de fotos así como chulas con estrellas de cine de hoy, pero homenajeando a pelis de Hitchcock?

Y dicho y hecho.

Aquí están. Son una delicia.

 

La verdadera voz

Antes o después, un freak como servidor, debía tocar el tema de los temas, la polémica más encarnizada desde "campo o playa":

¿DOBLAJE O SUBTITULOS?

Confieso que, hace años, cuando alguien me decía que prefería ver las pelis o series en versión original le miraba raro. "Menudo pedante", pensaba yo.

Sin embargo, el tiempo me ha hecho cambiar de idea. El tiempo y la experiencia.

Porque cuando, después de la mínima molestia inicial, te acostumbras a leer, un mundo nuevo se abre ante ti.

Ahora sabes cómo habla Marlon Brando, no el tío que lo dobla (por muy bien que lo haga)

Sabes cómo son los famosos acentos extranjero de Meryl Streep.

Sabes cómo decía De Niro aquello de "Are you talkin´to me"

Te das cuenta de por qué son tan grandes algunos actores.

En definitiva: ves las cosas como si fuese la primera vez. Esa gran película es "otra" película. 

Quiero insistir: a veces hay cosas muy bien dobladas (véase el caso de Los Simpsons) pero nunca se aprecia tanto la calidad de una obra hasta que se ve tal y como se hizo.

Si lo pensáis, el doblaje es un pastiche, algo que se le pone a la película después. Y en muchos casos sin tener el obligatorio cuidado. 

Y aunque Hitchcock dijera aquello de que el doblaje era un mal menor, comparado con lo que supone "corromper" la imagen de una película, su esencia misma, yo me quedo con la verdadera voz.

Pasen y comparen.

 

 

Bonita manera de comenzar.

Estos son los créditos de inicio de Toro Salvaje. Quizá unos de los que más me gustan del cine.

La cámara lenta, el blanco y negro, las letras rojas, la música.

Unos buenos créditos resumen, introducen el espíritu de la película a la que preceden.

Estos, además de ser preciosos, lo consiguen. En cuanto acaban ya te han metido en el tono de la película que vas a ver a continuación.

La épica del boxeo. El lirismo del personaje... Todo está ya en esta secuencia de apertura.

Qué grande es Martin Scorsesse.

 

 

Vuelve el héroe, chicos.

 

Sea como sea, el 22 de mayo tengo una cita.

Pase lo que pase, llueva, truene, estallen volcanes, ese día tengo que ir a ver la cuarta parte de Indiana Jones. Probablemente mi héroe favorito.

Aquí tenéis el tráiler. Disfrutadlo amigos. Es cojonudo. Sólo volver a escuchar esa música me pone los pelos de punta.

Larga vida, doctor Jones.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Se fue Roy Scheider

Tiburón, Marathon Man, All that Jazz (qué grande estaba aquí)....

El puñetero amo.

Hasta siempre.

ATENCION, OBRA MAESTRA

CUIDADO: QUIZÁ SE ME ESCAPE ALGUN SPOILER.

Javier Bardem esto, Javier Bardem lo otro. Que si le van a dar el Oscar por su papel en la peli de los Coen, que si no concede entrevistas a la prensa yanqui, que si está dando el salto a la meca del cine...

De eso es de lo que se ha hablado últimamente cuando se hablaba de No country for old men.

Pero, creo, a partir de su estreno, se tendría que hablar de otra cosa.

De que No es país para viejos es una OBRA MAESTRA, cine con mayúsculas, la mejor peli de los Coen y probablemente de las mejores cintas de los últimos años.

Ayer estuve en el cine viéndola y me quedé paralizado sobre la butaca, maravillado. Hacía años que una peli no me gustaba tanto. Hacía mucho tiempo que no sentía esa felicidad que se siente cuando se asiste a algo único y magnífico. Esa sensación de "dios se lo tengo que contar a todo el mundo, todos tienen que ver esto".

Y es que No country es una película tan redonda, tan bien escrita, tan genialmente rodada, que parece un manual sobre cómo hacer buen cine.

En primer lugar, se basa en un guión inteligente, tan cojonudamente escrito que apenas sí tiene diálogos (y no los necesita) Los personajes se definen por su acciones, en una sola escena ya sabes quién es y cómo actúa cada uno de ellos.

La mayor parte de la película mantiene un suspense basado en un elegante minimalismo. Un suspense tan bien llevado que no le hace falta recurrir ni tan siquiera a la música. 

Cada detalle del guión sirve para algo y está presentando de una forma portentosa y elegante, seduciendo al espectador.

En segundo lugar, la dirección es un auténtico alarde de elegancia.

Ya he dicho que es una peli minimalista. Con cuatro o cinco elementos combinados en plan "maestro", consiguen una efectividad narrativa que asombra. Es el más con menos elevado a la enésima. Y para conseguir algo así hay que tener muchísimo talento.

La persecución de Bardem a Josh Brolin (sí amigos, era el hermano mayor en los Goonies y aquí está que se sale) es una carrera angustiosa, un juego del gato y el ratón magistralmente contado. Cada uno de los personajes apenas dice nada en toda la película. Y los Coen consiguen que te los creas y que estés en tensión durante toda la película.

La moraleja de la película, que en el último cuarto de la cinta cobra más protagonismo la acción inicial, está insertada de manera brillante, sin pastiches ni textos vacíos y colados con calzador. El espíritu pesimista de la película la recorre de cabo a rabo y te acompaña en todo momento.

El reparto es sencillamente espectacular. Por supuesto, mención aparte merece Javier Bardem. A pesar de todos los tópicos que se han soltado, se sueltan y se soltarán, la actuación de Bardem no es que sea de Oscar, es que es para recordar. Es el mejor papel de toda su carrera. Está en absoluto estado de gracia. Consigue que su personaje te acojone sin decir una palabra. Solo con el rictus de su cara, sólo con una mirada, sólo con esa caracterización, con ese pelo de empollón gilipollas encima de una cara de psicópata homicida.

Tommy Lee Jones está, como siempre, mucho más que correcto. Y, como ya he dicho, Josh Brolin no sólo está a la altura, si no que me parece un auténtico descubrimiento.

Y es que todo en esta película es perfecto. Todos los que la han hecho parecían encontrarse en una estado de gracia a la hora de realizarla. Y al final, esa suma de talentos gigantescos, dan como un fruto una película para enmarcar.

Larga vida al cine, amigos.

P.D: Id a verla en versión original. Merece muchísimo la pena.

 

Yo vi los Goya.

 

 

Sí, amigos. El domingo pasado a mi chica y a mí se nos cruzó el cable y no cambiamos de canal. Vimos la gala de los Goya casi enterita.

Así que me dije: ya que estoy perdiendo el tiempo, al menos podré usar esto para escribir un post en mi blog. Y es que soy así de especial e intenso, qué le vamos a hacer...

Parece que en los últimos años está de moda, más que comentar los premios, comentar la gala en sí. Así que pasaré por ese trámite primero.

Para empezar, decir que TODAS las galas de entregas de premios son, a la fuerza, un coñazo. Y es que, a menos que seas uno de los nominados, la cosa en el fondo te la trae bastante floja. Así que mucha emoción no tienen...

Acto seguido, mi opinión sobre la gala.

Pues no me pareció tan mal. Sobre todo teniendo en cuenta mi comentario anterior. Esperaba algo más plomizo y no fue así. De hecho, al principio fue tan tan rápido todo que parecía que iba a terminar en media horita y todos para casa. Los primeros premiados (esos que no le importan un carajo a nadie) apremiados por el presentador a ser rápidos, casi ni respiraban sobre el escenario.

Luego la cosa se fue empantanando y perdí el interés. De hecho, no nos quedamos a ver quién ganaba el premio a la mejor peli. Ya no nos interasaba (para quien no lo sepa a estas alturas, fue La soledad)

En cuanto al presentador, a mí Corbacho me parece un monstruo en todos los sentidos. Sin embargo, toda una gala para él solito (trajes extravagantes incluidos) me parece un poquito excesivo. Además, algunos de los chistes eran, como poco fallidos.

Y comentado esto (me abstengo de hablar en plan peluquería sobre los modelitos del personal) pasemos a la profunda y sesuda reflexión.

La cosa es que la gala me dejó un regusto bastante amargo en la boca. Me explico: allí estaban todos los chicos y chicas del cine español, diciéndose a sí mismo lo buenos que son, lo bien que hacen su trabajo, lo que ennoblecen el noblre arte de hacer películas, mientras fuera, en la calle, la gente pasa olímpicamente de ir a ver sus películas.

Y es que, salvo el taquillazo del Orfanato, el resto de cintas ha pasado sin pena ni gloria por las carteleras. Y, a pesar de eso, allí estaban todos, como se suele decir vulgarmente (perdón) chupándose las pollas mútuamente.

Está claro que un grave problema para la industria (inexistente) del cine español es tener que competir contra los yankis. Claro, ellos tienen más pasta, dejan más dinero en las salas y las salas ponen sus pelis.

Pero lo que me irrita es que, en ningún momento se plantee hacer autocrítica. Si el cine español no funciona en taquilla, parecían estar pensando todos esos artistas allí reunidos, es porque el público español es inculto, ignorante, palomitero y estúpido.

¿Acaso no han pensando que si una peli es una puñetera mierda da igual en cuántas salas se proyecte?

¿Acaso no han pensando que si vas de artistas profundo por la vida y haces un churro de guión sobre una paja mental que sólo te interesa a ti es muy posible que la gente no quiera gastarse el dinero en verla?

¿Acaso no han pensado que si te limitas a imitar al cine americano haciendo algo que ellos hacen infitinamente mejor te van a dar sopas con onda?

¿Acaso no han pensado que la gente iría más a ver cine español si el cine español se lo ganara con calidad, buenas historias y orginalidad?

Pues parece que no. Parece que no han pensando en nada de todo esto.

Parece que prefieren pensar que todo el mundo se equivoca menos ellos.

Que les aprovechen los premios.

Edgar Allan Sly.

 

Ahora que llega a nuestras carteleras Jonh Rambo, cuarta entrega de la saga del militar locuelo que se dedica a aniquilar gente así como por vocación, es buen momento para maravillarse con los planes para el futuro de Stallone.

Sly lo tiene claro. Quiere dedicarse a la dirección. Para empezar, se dice que va a dirigir una Tv movie sobre la muerte de un par de gangsta rappers (Tupac y otro que no recuerdo) que se llamará Notorius (por cierto, que creo que también se llamaba así la peli de Hitchcock que en España llevó por título Encadenados).

Pero lo grande, el proyecto bizarro de verdad es un biopic de.... !Edgar Allan Poe!

Para quien no se lo crea, que lea esto .

Como habréis visto la cosa está prevista para el 2009 y el rumor es que Poe será Vigo Mortensen.

No es que Vigo me parezca mal actor, pero para hacer de Poe tendrá que adelgazar doscientos kilos más o menos.

Pero lo mejor de todo es esa extraña mezcla, ese crossover entre el hombre que intepretó a John Rambo o a Rocky y el escrito gótico del siglo XIX.

Lo más grande es que la biografía de Poe no la va a llevar al cine Tim Burton con Johny Deep haciendo del tísico literato.

Lo más grande es que Stallone ha decidido dejar de estar encasillado.

Francamente, le aplaudo. La gente sin complejos me resulta simpática. Y Sly cada vez me cae mejor.

 

 

 

Lo último de Sean Penn es la pedantería.

CUIDADIN SPOILERS

Ayer domingo fui al cine en muy buena compañía. El caso es que teníamos varias aspirantes como película a elegir, entre ellas En el valle de Elah o Los crímenes de Oxford. Pero he de reconocer con sonrojo que finalmente, y por mi culpa, fuimos a ver Hacia rutas salvajes.

Había visto las anteriores pelis como director de Penn, y no me habían desagradado. Además, cuando me enteré de que su nuevo trabajo iba a ser la adaptación de una novela en la que un chaval deja su vida acomodada para echarse a los caminos, me sentí atraído de inmediato.

Craso error.

Porque la última peli que dirige y escribe Sean Penn es ABURRIDISIMA.

La cosa es que no está mal dirigida ni mal interpretada. Pero el problema es que el guión que se ha currado Penn es plomizo, pedante, farragoso y larguísimo. Así que, cuando servidor llevaba más de dos horas y media viendo escenas que no iban a ningún lado, personajes que no sabían muy bien para qué estaban en la trama y moralina del tipo "que malos somos los que vivimos en esta sociedad consumista" sólo podía desear el momento en que le protagonista la palmara.

Y tardaba mucho en hacerlo, creedme.

Y es que la estructura de esta película (si es que la tiene) hace aguas por todas partes. A la media hora ya te estás preguntando: ¿a mí qué me importa este tío? Y es que, cuando no se sabe transmitir emoción, tensión dramática, se aburre soberanamente al espectador.

A este cóctel se le añaden unos cuantos diálogos nada creíbles y unas voces en off irritantes y cursis y la combinación es explosiva.

En mi caso concreto he decir que no ayudó nada que el protagonista absoluto de la peli me cayera como el culo a partir de la primera media hora. Básicamente es un crío que le va diciendo a quien se encuentra que todo el mundo es un pringado por vivir su vida como la vive. Que todos son aburridos, materialistas y absurdos y que no tienen ni puta idea de lo que es la existencia.

Todos sois tontos, dice, menos yo.

Y claro, cuando se lo dice a los demás personajes, también se lo dice al espectador. Y la verdad, pagar los seis euros de la entrada para que me llamen gilipollas a la cara, pues como que no.

Ya he dicho que la peli no está mal dirigida. Hay escenas audaces (qué ganas tenía de meter esta palabra), la música está bien y te hinchas a ver paisajes acojonantes. Vamos, que el vestido está bien, pero el cuerpo es raquítico.

La cosa es que Penn se cae con todo el equipo a la hora de contar lo que quiere contar. No hay tensión, acción, drama. Solo filosofía de mercadillo, pedantes citas de Lord Byron, Thoreau y Tolstoi y un tontolaba recorriendo Estados Unidos y cruzándose con gente poco interesante.

Así que le recomendaría a Penn que se baje de la parra y que para su próxima peli contrate a un guionista que esté a la altura de su talla de director, que no es tan mala.

¿Resumen? Una peli perfecta para intensos de la vida que se las quieran dar de profundos para ligarse después a esa chica tomando un café.

Si después de todas mis opiniones (distintas a las críticas que he leído sobre la peli) todavía sentís curiosidad, ahí va el trailer.

 

Será leyenda

Ha muerto Heath Ledger.

Una sobredosis de medicamentos ha terminado con su vida y el mundo se ha mostrado algo conmocionado.

Sin embargo, tengo la sensación de que la muerte de estrellas jóvenes del cine acaba por celebrarse de algún modo.

Nos gusta que las estrellas mueran jóvenes para convertirlas en leyenda.

Pienso en James Dean, River Phoenix en el caso del cine. O de Jim Morrison, Janis Joplin, Kurt Cobain entre otros muchos en el mundo de la música.

Por eso, problemamente, Ledger será leyenda. Sus películas (algunas muy destacables como Brokeback Mountain) se convertirán en pelis de culto a causa del morbo que nos da ver actuar a alguien que sabemos ha muerto joven. Igual que sucedió con las tres películas de la breve fimografía de James Dean, las de Ledger saldrán en packs especiales de DVD, se escribirá alguna que otra biografía sobre el actor contanto que era adicto a tal y cual sustancia, se dirá que su talento le hacía especial pero que también le torturaba y todo tipo de chorradas de ese estilo.

Porque, en el fondo, nos encantan estas cosas. A nuestra sociedad le gusta entronizar a gente que murió antes de tiempo. Quizá porque, de esas manera, nos ahorramos el desagradable trago de verles envejecer y marchitarse. Porque, de esta manera, podemos poner una estrella cargada de leyenda en el firmamento de nuestra particular y extravagante Olimpo. 


Humor más negro que el lomo de un becerro en la pradera en una noche sin luna.

Aquí posteo un video de un corto de Uwe Boll.

Humor sobre terroristas árabes. Es negro como el carbón, pero yo me he echado unas risas. Quizá el final es excesivo.

A ver qué os parece.

 


Postdata: Yo por menos de diez vírgenes no salgo de mi casa.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Al rico montón de mierda

 

El sábado pasado mi chica tenía cena de compañeros del cole y servidor decidió ir al cine para pasar el rato. Dentro de la espantosa cartelera del cine al que fui (exceptuando REC, pero no me apetecía pasar miedo a solas en el cine) me decidí por este cartelito.

No sabía absolutamente nada de la peli, pero me dije: qué diablos, démosle una oportunidad (aunque ya no la merezca) al Kevin Costner, aunque sólo sea porque en el pasado hacía buen cine.

Y me equivoqué.

Porque Mr. Brooks es un gran y humeante montón de excrementos, amigos. Sobre todo porque el guión parece escrito por un mono borracho, tuerto y esquizofrénico.

Para empezar el tal señor Brooks (Costner) tiene una especie de doble personalidad. O más concretamente una especie de amiguito invisible (William Hurt). El caso es que Costner quiere ser güeno-güeno pero Hurt no le deja y le dice que mate gente, ya ves.

Costner lleva dos años sin matar, pero qué coño, vuelve a casa y le dice a su esposa que va a su estudio (es que Costner se ha hecho millonario haciendo... !cajas de cartón!) donde, qué casualidad, tiene todo preparado para seguir cargándose a la gente. Lo que incluye un enorme horno que al parecer sólo usa para quemar las fotos que les saca a sus víctimas y un armario petado de botas negras y ropa del mismo color.

Por otro lado está Demi Moore, que es la poli que le perseguirá (bueno, pero tampoco mucho, la verdad) durante la peli y que, pobre, se está divorciando. Esto no importa demasiado hasta el final, pero bueno, el guionista ha pensado que así se pasa el rato con su historieta (la verdad es que es aburrida de narices)

Además hay un segundo killer, recién escapadito de la trena, quiere matar a la Demi.

Por si esto fuera poco, la hija de Costner deja los estudios porque (vaya por dios) se ha cargado a un tío en la Universidad.

Luego está el tío que le saca unas fotos a Costner cuando se carga a su primera víctima de la película. Que no sólo no le denuncia a la poli ni le hace chantaje, si no que le pide que quiere ir con él la próxima vez que mate a alguien. Vamos, que también quiere ser asesino en serie.

En fin, que la peli asesinos tiene. Eso sí.

Pero todo lo demás (estructura, suspense, tramas interesantes, buenos diálogos, situaciones creíbles) no.

Y además Kevin Costner se hincha a hacer el ridículo con su actuación. Claro que con el personaje que le han dado tampoco es raro.

En serio, tenéis que bajarnos este peli de Internet para ver lo mal hecha que está. No hay por donde cojerla. Incluye un final de "anda, pero si este final algo interesante ha resultado ser un sueño" que no tiene precio.

Básicamente la historia que realmente cuenta la peli se podría contar en 15 minutos. Todo lo demás es paja y de la mala.

Si queréis perder 6 euros mejor los tiráis a la papelera al salir de casa y así por lo menos no perdéis también el tiempo.

Como me pasó a mí.

Cine filosófico.

Cine filosófico.

Cuando me lo comentó un compañero no me lo podía creer. Una película sobre Nietzsche donde el papel del filósofo lo intepreta, nada más y nada menos, que Armand Asante . Esto tiene que ser una comedia a la fuerza.

When Nietzsche wept . Acojonante.

¿Abrirá esto un nuevo camino en el cine? ¿Veremos biopics hollywoodienses de otros famosos filósofos?

De momento he estado buceando por IMDB y hay cosas increíbles.

1.- Los últimos días de Emmanuelle Kant.

2.- Socrates.

3.- Soren Kierkegard.

4.- Cartesio (René Descartes)

5.- Agustín de Ipona.

6.- Schopenhauer

7.- Spinoza.

Hasta aquí los resultados de mi búsqueda. Pero os apremio a que sigáis vosotros. Seguro que encontráis alguna joya más.

Ya imagino incluso algun crossover que junte a dos maestros del pensamiento. Algo del estilo "Platón versus Hegel". Se desarrollaría la acción en la caverna del primero y la historia se repetiría constantemente como decía el segundo.

O alguna segunda parte... "Hermenéutica: la venganza de Heidegger."

Incluso una precuela del estilo de "El joven Habermass"

Sigamos meditando entonces...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres